Dic 272016
 

Con la popularización de plataformas para compartir videos como YouTube, crear y difundir contenido audiovisual en Internet ha dejado de ser una actividad reservada a profesionales. La creación de videos caseros está de moda y ya no es sinónimo de baja calidad. Uno de los grandes avances que facilita el acceso a la producción de videos es el surgimiento de softwares de edición desarrollados para las necesidades de este público. Las herramientas profesionales más conocidas presentan una gran dificultad de manejo y la mayoría de los usuarios no sabe ni necesita usar gran parte de los recursos disponibles.

El exceso de recursos, en lugar de ser positivo, resulta contraproducente, confunde el usuario y dificulta que logre el objetivo deseado. Por ello, antes de buscar soluciones sofisticadas que se quedarán desfasadas antes de poder aprender a usarlas, lo mejor es recurrir a softwares más sencillos que están al alcance de todos. Un buen ejemplo es Video Converter Ultimate, de Aiseesoft. Con este tipo de programa es posible editar videos de forma mucho más rápida y obtener resultados de buena calidad.

Al buscar diferentes opciones, muchas personas se preguntan qué recursos son realmente necesarios para usuarios que desean editar videos como afición.

Recursos esenciales para edición de video

Un programa de edición de videos para iniciantes o usuarios que no buscan obtener los resultados de una productora audiovisual necesita una serie limitada de recursos clave. Además, es necesario que los comandos sean fácilmente accesibles y las funciones de encuentren de forma intuitiva.

  • Modificar características generales de la imagen

Un requisito básico está relacionado con la necesidad de adaptar el vídeo a las características de la pantalla en la que será reproducido. Un ejemplo sencillo es el comando para girar el video, en caso de que haya sido grabado en vertical. Otros comandos muy utilizados son la opción de cortar la imagen para eliminar franjas negras, hacer zoom en una determinada zona de la imagen o adaptar y modificar el formato de pantalla. Por ejemplo, ofrecer la posibilidad de pasar un video grabado en formato 4:3 a 16:9 sin distorsionar la imagen.

  • Trabajar aspectos fotográficos

Otro recurso que permitirá mejorar la calidad de los videos es trabajar la fotografía. Algunos softwares profesionales tienen herramientas muy sofisticadas para la corrección de color, niveles, entre otros. No obstante, un usuario básico difícilmente conseguirá usar estos recursos correctamente. En el caso de Video Converter Ultimate, por ejemplo, se vuelve mucho más sencillo: hay un menú lateral donde ajustar el brillo, contraste, saturación y matiz. También es posible reducir la trepidación o remover el ruido en solo un clic, sin ajustes complejos.

  • Combinar varios vídeos o segmentos

La composición y montaje de diferentes planos es esencial para obtener un mínimo de dinamismo en cualquier video. Juntar videos, cortar los segmentos deseados y montar una secuencia es uno de los principales motivos por los que los usuarios recurren a softwares de edición. En el programa de Aiseesoft, basta arrastrar y soltar los archivos en el orden deseado e indicar los segmentos que es necesario utilizar de cada archivo. Al convertir, el programa hará solo el montaje y presentará el resultado final.

  • Compatibilidad con formatos y códecs

El objetivo final, después de la edición del vídeo, es la correcta visualización por su público. Por esto, lo ideal es maximizar la compatibilidad con dispositivos y plataformas. Busque una solución que tenga la opción de guardar el archivo en diferentes formatos y códecs. Video Converter Ultimate, por ejemplo, guarda y convierte los vídeos en más de 400 perfiles de audio y video.

Para obtener más información sobre el software editor de videos de Aiseesoft, visite la página web oficial de Video Converter Ultimate.

Dic 142016
 

Imagínese que hay alguien dentro de su casa u oficina, capaz de oír todas sus conversaciones y presenciar sus momentos más íntimos. ¿Qué podría hacer con esa información? ¿Qué pasaría si todas las conversaciones o escenas hubieran sido grabadas? Es posible que no lo sepa y ya esté pasando por esta situación. En virtud de esta amenaza, Steganos decidió incluir una herramienta especializada en la protección de la webcam en la más reciente versión de Privacy Suite.

El tema se convirtió en polémica tras la publicación de una foto del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, en la que era posible observar que su webcam estaba cubierta con cinta adhesiva. La principal cuestión era sobre si la medida sería “paranoica” o no. A partir de entonces, muchos usuarios empezaron a cuestionar su vulnerabilidad ante esta amenaza silenciosa. Creepware es una práctica de espionaje realizada a través de un software de Spyware, con el cual una tercera persona consigue tener acceso a la webcam y el micrófono de un dispositivo.

Este tipo de software es extremadamente peligroso y comúnmente utilizado para chantajear a las víctimas del espionaje con la difusión de contenido privado o de informaciones confidenciales. Otros usos frecuentes son el robo de informaciones financieras y la práctica de espionaje empresarial. Al contrario de lo que piensa la mayoría, no es necesario ser un hacker para espiar la webcam ajena. El famoso creepware Blackshades, que levantó una mega operación conjunta del FBI con la Europol, fue vendido durante cuatro años a millares de usuarios mal intencionados por solamente 40 dólares. Se estima que el software fue vendido en más de 100 países y millares de licencias fueron distribuidas.

¿Cómo proteger su webcam contra creepware?

La protección contra creepware requiere una herramienta especializada, pues muchos de estos softwares consiguen eludir firewalls y antivirus. Uno de los grandes mitos en relación a este tema es que la luz LED de la webcam se encenderá mientras esté activada por el intruso o hacker. Sin embargo, normalmente esta opción sencillamente es desactivada para que el usuario no se dé cuenta de que está siendo observado. Una medida básica de prevención es mantener el ordenador, el sistema operativo y los navegadores siempre actualizados, además de usar un buen programa antivirus y un firewall.

No obstante, como ya se ha mencionado, algunos creepware consiguen eludir estas protecciones. Mark Zuckerberg no se equivocaba al tapar su webcam con cinta, el uso de una barrera física es una medida que ningún software consigue superar. Pero no es suficiente: el micrófono del usuario sigue completamente expuesto y videoconferencias por Skype o cualquier otra actividad que requiera es uso de la webcam seguirá pudiendo ser vigilada y grabada.

Para proteger a los usuarios ante este tipo de amenaza, surgieron herramientas específicas de protección contra creepware. Este es el caso de la herramienta Webcam Protection, que forma parte del programa Privacy Suite, dedicado a la privacidad y seguridad de datos. La versión 18 del software de la empresa alemana Steganos incluye este recurso especialmente desarrollado para evitar que hackers tengan acceso a la webcam y el micrófono del dispositivo. Activar la protección es muy sencillo, con solo dos clics el usuario estará protegido. Solo tiene que abrir el programa, hacer clic en “Esfera privada” y a continuación en “Proteger webcam”.

proteger webcam con Privacy Suite 18

Para más informaciones sobre los programas de seguridad digital de Steganos, visite la web oficial en español.

A %d blogueros les gusta esto: